Archivo de la categoría: techie

Mudanza digital

Hace ya cuatro años que escribo en este blog, con el tiempo las necesidades van cambiando y llevaba ya una temporada queriendo darle un repaso a este blog. Hace ya bastante tiempo que tengo el dominio sobre el que pretendía por llamarlo de algún modo construir una marca personal. En un alarde de originalidad adquirí el dominio jorgesanz.net. Creo que es un tema que no se le suele dar suficiente importancia; yo me lo planteo como una acción a largo plazo, el tener un espacio en la red propio, bien controlado y que, aún sin grandes alardes de diseño, refleje mis aptitudes y capacidades. Con ese objetivo y con poco tiempo en una primera fase creé una especie de agregador en Drupal Gardens. Como primer paso no estaba mal pero ciertamente estaba sobredimensionado para lo que yo lo necesitaba y meterle mano al diseño es complicado para el tiempo que le podía dedicar.

Por otro lado hace ya un tiempo que vengo usando GitHub Pages, un mecanismo para publicar contenido estático en el estupendo hosting de código fuente GitHub. En ese espacio he venido colgando mis últimas presentaciones y ciertamente me ha ido de lujo. Así que aprovechando que GitHub permite de forma gratuita enlazar un repositorio con un dominio decidí descartar el espacio en DrupalGardens y montar una pequeña página que me permitiera por un lado colocar una sencilla descripción de quién soy, algunos links, cómo contactar conmigo y el espacio para colgar los enlaces a las diapos. A continuación y por probar un par de componentes técnicos creé una página que hace más o menos lo mismo que hacía en DrupalGardens: ofrecer en una única página mucho del contenido que voy generando en diferentes lugares en el día a día: fotos, enlaces, posts en blogs, etc. Y así generé la página de updates.

Y finalmente le llegó el turno al blog. Después de ver que me sentía cómodo con la forma de trabajo, que Jekyll, el motor que hay detrás de GitHub Pages, funciona muy bien y que hay bastante documentación en Internet sobre la tecnología, pues me decidí a migrar el Bloc de Oblongo Mirihi de su casa en wordpress.com a una nueva casa; más sencilla en cierta manera, sin anuncios, con más posibilidades de frikear (y aprender) y en definitiva de ganar en versatilidad y problemas. ¿Qué sería de la vida digital si todo funcionara fino y a la primera? 😉

A ver, que yo recomiendo wordpress.com a cualquiera que quiera montar un blog; es el mejor hosting sin ninguna duda, da un montón de funcionalidad y es sencillo de usar si se le dedica tiempo. Simplemente me apetecía traerme mi blog personal a mi propia web, de una forma que me permita experimentar cosas nuevas y a la vez aligerar el proceso de publicación ya que subir artículos al nuevo blog es mucho más sencillo y cómodo para mi forma de trabajar que tal y como lo venía haciendo en wordpress.

Así que nada, con este post cierro oblongomirihi.wordpress.com y arranco jorgesanz.net/blog. Hagan el favor de actualizar sus RSS a la nueva url http://feeds.feedburner.com/jorgesanz. Espero que no os guste la nueva casa y así me hagáis recomendaciones y sugerencias, que aún está muy verde e iré haciendo cambios sobre la marcha en las próximas semanas, como aquel jardín en Shibumi en el que buscando la perfección cada vez había menos flores.

Los comentarios los dejo solo habilitados en la nueva casa para haceros venir a visitarme… ¡bienvenidos!

Comentarios desactivados en Mudanza digital

Archivado bajo meta, techie, web

Pequeña reseña sobre la tablet Asus Slider

Llevo ya un tiempo dándole vueltas al tema de comprarme una tablet Android. He visto unas cuantas, he probado algunas como ahora contaré y la verdad es que es un gadget que creo que podría usar bastante (en casa sobretodo, pero también de viaje). He tenido la oportunidad de probar este fin de semana durante unas horas una tablet no muy conocida llamada Asus Slider. Es una tablet de 10.1 pulgadas, con una pantalla espectacular y que tiene como característica más especial que incluye un teclado deslizante debajo de la pantalla (de ahí el nombre).

Viernes 10/2/12

Primeras pruebas

El caso es que no creo que me la quede, y a modo de reflexión por escrito voy a decir por qué en mi caso no se ajusta. Empezaré por los pros y después los contras como mandan los cánones.

Pros:

  • Pantalla: Excelente, en serio es espectacular. Leer cómics o manuales técnicos en este tablet es simplemente una gozada, los 1280×800 píxels se ven brillantes y claros.
  • Procesador: muy potente, he podido mover vídeo en MKV a 1080p sin problemas o abrir un PDF de un documento escaneado de casi 300MB. Mueve el sistema operativo con fluidez y no hay esperas o parones, fino fino.
  • Sistema Operativo Android 3.2.1 que se podrá actualizar a 4.0 según el fabricante. Mucho mejor que Android 2, no hay color. Moverse por los menús y pantallas es muy intuitivo y sencillo, ni me planteo una tablet que no sea con Honeycomb (3.2) o ya Ice Cream Sandwich (4).
  • Conexiones: MicroSD, HDMI y una entrada USB con la que he podido conectar un pendrive para pasarle documentos
  • Teclado muy cómodo de usar, con las teclas bien separadas y que hace que escribir en la tablet sea exactamente igual que hacerlo con un netbook por ejemplo. Además tiene teclas de acceso directo como el “atrás”, “inicio” o “buscar” que cuando la usas desplegada sobre la mesa hace que se maneje con mucha rapidez y soltura.
  • Batería: me ha durado un día completo dándole MUCHA caña y se carga en poco más de un par de horas
Hay que reconocer que para leer comics esta tablet es espectacular

The Walking Dead, impresionante

Contras:

  • Peso: casi un kilo, llevando teclado es normal, pero no deja de notarse al menos por mi experiencia anterior con tablets de 7/8 pulgadas como la ya vieja Galaxy Tab o el Kindle Fire
  • Tamaño: muy relacionado con lo anterior, es una tablet grande, que viene con una funda como la de cualquier netbook y realmente se puede decir que llevarla es exactamente igual que cargar con un netbook de 9 o 10 pulgadas
  • Teclado QWERTY. No he podido cambiarlo a Dvorak. De esto hablaré luego más tranquilamente.
  • Sonido: los altavoces de esta tablet no son una maravilla, no sé me esperaba algo un poco mejor aunque está claro que comparado con el altavoz que gasto a diario en casa pues es difícil que ninguna tablet pueda competir. Tampoco esto es que tenga mucha importancia la verdad.
Probando probando, esta vez la cámara y la subida a Flickr :-)

Mi pequeño Wildfire S junto a la funda

Sobre el teclado. Como algunos sabréis yo ya no uso la distribución normal de teclas de toda la vida. Este cambio que tan bien me ha venido en general para el día a día en este caso se vuelve en mi contra porque no es nada normal que se soporte en el hardware. En linux no hay problema porque ese SO es así de grande, pero en Android todavía no se nos hace mucho caso y no digamos en el caso de una tablet concreta con un teclado físico concreto. Esto me ha llevado a que escribir una entrada en mi diario personal me lleve de nuevo a los tiempos en que aprendía dvorak, no es que no pueda hacerlo de hecho hice la entrada a unas 50 palabras por minuto pero se vuelve una tortura china. Me niego a escribir en QWERTY, esto es innegociable ahora mismo.

Así que creo que me voy a esperar, después de probar esta tablet tengo claro que si me compro una no la voy a usar para escribir textos largos, por lo que no necesito un teclado físico ni tampoco una pantalla tan grande. Con 9 pulgadas tendría más que suficiente aunque es cierto que no me compraré nada que baje de 1280×800 píxels. Ya tengo un netbook de 9 pulgadas (viejecito ya) de 1024×600 y se me queda corto, muy corto. Respecto al sistema operativo ha de ser Android 3 con la seguridad de que va a poder actualizar a 4 que ya está aquí. Respecto al almacenamiento no creo que me busque nada que o bien tenga 32GB de almacenamiento interno o algo menos pero con ranura de expansión para MicroSD. Las cámaras y el GPS no son tan importantes pero el Bluetooth creo que sí que sería una conexión que usaría.

En fin, no me alargo más, esta ha sido mi experiencia con la Asus Slider, un excelente tablet que en mi caso se me queda un poco grande y con un teclado en el que ya no sé escribir, seguiremos buscando.

Comentarios desactivados en Pequeña reseña sobre la tablet Asus Slider

Archivado bajo dvorak, lecturas, techie

SparkleShare, un repositorio personal de documentos

Con la que está cayendo con el tema del cierre de MegaUpload y el resto de sitios de almacenamiento de ficheros, con los problemas de seguridad que ha tenido en el pasado Dropbox y en definitiva con esta histeria colectiva, supongo que estamos en uno de esos puntos de inflexión que cada cierto tiempo ocurren en Internet que nos hacen cambiar algunos hábitos y maneras de llevar a cabo ciertas tareas o prácticas. Yo usaba MegaUpload para ver películas a un precio razonable (el Premium de MegaUpload me costaba un euro a la semana más o menos) y ahora estoy de nuevo volviendo al p2p y los torrents pero de eso ya hablaré otro día.

Hoy quería comentar SparkleShare, un proyecto de software libre (primer minipunto) que está disponible para Linux, Mac, Windows y Android (segundo minipunto) que hace las veces de «cliente» en nuestros equipos de diferentes servicios de almacenamiento. Es algo así como una alternativa a Dropbox pero diferenciando entre el programa que ejecutamos en nuestro ordenador y quién nos da alojamiento. De hecho podemos usar varios servicios según las necesidades. Para almacenar la información se usan proveedores de un software de control de versiones conocido como Git. No voy a entrar en detalles técnicos porque quiero que este apunte me quede legible para el máximo de personas. Bueno dejo algún apunte más técnico para el final solo apto para techies.

El procedimiento es el siguiente. Lo primero por supuesto instalar SparkleShare en nuestro sistema. Si queremos tener un repositorio privado para código fuente, ahora mismo la opción más fácil para cualquier persona es darse de alta en Bitbucket y crear un repositorio Git privado (es gratis). Una vez creado hay que darle a Bitbucket un fichero que el propio SparkleShare nos proporciona (un .txt que se encuentra en la carpeta creada por el programa). Este fichero lleva una “firma” de nuestra máquina y permite que nuestra máquina pueda conectarse y trabajar con Bitbucket o cualquier otro repositorio. Deberemos subir tantos ficheros como máquinas diferentes usemos, no hay límite.

Una vez nuestra máquina puede trabajar con Bitbucket ya podemos dar de alta el repositorio en nuestro SparkleShare mediante un sencillo asistente que finalmente nos creará una carpeta. Cualquier cosa que metamos ahí se subirá automáticamente al cabo de unos segundos a nuestro repositorio en Bitbucket. De hecho si vamos guardando un fichero de vez en cuando, se irá subiendo cada versión a Bitbucket y llegado el caso podríamos recuperar cualquier versión subida.

Configuración de un nuevo repositorio en SparkleShare

En el día a día SparkleShare funciona más o menos como Dropbox. Tenemos un icono en el escritorio que nos lista las diferentes carpetas de repos que tenemos en local y podemos ver una ventana con el historial de acciones que ha ido realizando. En esa ventana también podemos escribir notas que se subirán como pequeños archivos a nuestro repo. Igual que trabajamos con repositorios privados podemos hacerlo con repos públicos e incluso compartirlos con más personas para trabajar conjuntamente sobre un mismo proyecto. Bitbucket limita en sus cuentas gratuitas a cinco colaboradores en repositorios privados. A partir de ahí hay que pagar.

SparkleShare en el escritorio

SparkleShare es todavía un proyecto joven. La interfaz aún tiene que mejorar sobre todo el tema del versionado, que ahora mismo no está todavía disponible. En cualquier caso creo que el proyecto promete porque en definitiva ofrece una forma de trabajar con un control de versiones asequible a cualquier usuario, cuando normalmente estas funcionalidades solo están al alcance de usuarios muy técnicos (desarrolladores) o bien a usuarios de gestores documentales en organizaciones medianas o grandes. Bitbucket es por cierto un estupendo servicio de alojamiento y plataforma de desarrollo. Por supuesto no está pensado ni uno ni otro como servicio para almacenar grandes ficheros, sino más bien para documentación, tal vez imágenes como mucho y cosas así. Yo todavía uso Dropbox pero mis pruebas con SparkleShare han sido más que satisfactorias y en cualquier momento puede que dé el cambio. Este tipo de servicios los veo perfectos para estudiantes o cualquier persona que trabaje con documentación en el día a día y no disponga de un servicio de copia de seguridad en una intranet y casos así.

Bonus para techies. SparkleShare no es más que un cliente de Git llevado a la mínima expresión. Además de poder usarlo con Bitbucket o con GitHub, es posible conectarlo con nuestro propio repositorio mediante SSH. Por lo tanto si tienes acceso a un servidor Git puedes crearte un repo para documentación por ejemplo, y usarlo mediante SparkleShare. Igualmente cualquier copia local de SparkleShare es a todos los efectos una copia local de Git por lo que podemos usar todos los comandos de git para como mínimo ver el log, revertir algo, etc. No sé cómo le sentará a SparkleShare por ejemplo que hagamos ramas, stashing y esas cosas, no lo he probado e imagino que será un follón pero como proyecto de software libre, estoy seguro de que cuenta con listas de correo o foros en los que comentar estos temas si fuera necesario. Yo de momento lo voy a usar para documentación tal y como estoy usando Dropbox, total no tengo ni 300MB ocupados porque no subo más que documentos y como mucho wallpapers 🙂


Actualización: Justen anota más abajo que no es posible usar bitbucket como otra cosa que no sea un repositorio de código fuente, por lo tanto ha de tomarse como lo que es. Por supuesto sparkleshare sigue siendo una opción si uno quiere olvidarse de la gestión manual del código fuente, pero nada más. En mi caso y solo por dejarlo claro, he hecho pruebas con Bitbucket, pero no lo estoy usando en absoluto con este propósito ya que dispongo de mi propio servidor git y no necesito usar un tercero.

12 comentarios

Archivado bajo techie

Dvorak y typematrix

Hace algo más de un mes que Perico y yo compramos el teclado typematrix y más menos cada uno por su cuenta decidimos que íbamos a darle una oportunidad a la distribución de teclado dvorak, en mi caso además y esto es importante, la variante para el idioma español.

Bueno han pasado unas semanas y me gustaría compartir cómo me va con este pequeño experimento. Empecemos con el tema del layout. Me he aprendido el teclado con relativa facilidad, lo cual me ha sorprendido gratamente. En unas 7 u 8 horas de práctica con klavaro he asimilado el teclado, lo cual es muy diferente de ser eficiente escribiendo. Por resumir la situación previa, con el teclado convencional y obviamente tras tantos años de práctica, mi velocidad viene a ser de unas 50 palabras por minuto. Esto lo he podido medir durante varios días seguidos gracias a otro pequeño experimento del que ya hablaré otro día.

Pues bien, hoy he realizado el mismo ejercicio de escritura pero usando dvorak y mi velocidad de escritura es de 25 palabras por minuto. Es decir voy más o menos a la mitad de velocidad. Además de la velocidad está el tema de que todavía cometo bastantes errores escribiendo y además requiere una concentración que realmente agota. Así que aunque algunos días uso dvorak en el curro, lo practico sobre todo en casa.

En casa por otro lado no hay problema porque el soporte de este layout en Linux es perfecto. El problema viene en Windows, ya que la variedad en español de dvorak no está soportada y aunque hay un software para generar layouts, no he conseguido crear uno que funcione correctamente.

Una guerra completamente diferente es el tema de los atajos de teclado, usar la consola y algunos programas (especialmente el editor vi). La disposición diferente de las teclas es una auténtica tortura china, supongo que es cuestión de la práctica….

Así que bueno, por resumir, sigo trabajando y no me rindo. El layout es realmente eficiente pero adoptarlo con el ritmo de trabajo que llevo va a requerir algunos meses.

El typematrix de Andrés

El typematrix de Andrés Maneiro, el culpable de esta historia

Y luego tenemos el teclado typematrix, un teclado con una distribución recta de las teclas y con la tecla de borrar y de retorno de carro en el centro como principales características. El teclado es muy cómodo, las teclas centrales requieren práctica, y como es muy compacto no descarto llevarlo siempre conmigo con el portátil. El teclado lo compramos en blanco (sin letras impresas), con una especie de piel para poder ver las teclas especiales: de función, numéricas, accesos a aplicaciones, etc. Usar la piel lo hace un poco más duro, pero tiene la ventaja de que ves claramente toda la mugre que acabaría dentro del teclado….

Pero el teclado tiene un problema, en concreto al combinarlo con la distribución dvorak-es. Al tener las teclas en distribución recta, digamos que se ha perdido la tecla que hay entre la de las mayúsculas izquierda y la zeta, la de los símbolos de mayor y menor (</>). En la versión anglosajona de dvorak estos dos caracteres se encuentran en otra posición y en qwerty también.

Esta tecla por supuesto es bastante importante para los que programamos y he de buscar la forma de “remapear” el teclado para buscarle una ubicación nueva. Todavía no he averiguado la forma de asignar una combinación de teclas usando la tecla “Alt Gr” que sería la forma de volver a tener estos dos caracteres sin alterar el resto.

Así que nada, como se puede ver tengo algunos “problemas técnicos”, aunque creo que ninguno insalvable con algo de trabajo por mi parte.

2 comentarios

Archivado bajo dvorak, techie

Cambiar fácilmente la disposición de las teclas en Gnome (a por dvorak!)

He decidido intentar resetear en mi cabeza la disposición de las teclas del teclado QWERTY por el teclado dvorak. Esto significa que voy a tener que volver a aprender a escribir a máquina, porque desde luego no voy a pasarme a otra disposición de las teclas sacrificando la comodidad de no tener que mirar el teclado para escribir.

Para ello lo primero es facilitar el cambio de un teclado a otro y para ello hay que combinar dos herramientas en gnome, mi escritorio habitual. Por un lado hay que conseguir cambiar de disposición con un comando y la segunda asignarlo a una combinación de teclas. Vamos es cosa fácil, lo primero pasa por usar setxkbmap con los argumentos “es” o “dvorak -variant es” para QWERTY y Dvorak respectivamente y lo segundo está chupado con la herramienta de combinaciones de teclas de gnome.


La asignación de teclas es importante que sea de las que no cambian entre un teclado u otro o podemos encontrarnos con problemas 🙂 por eso me gusta combinar la tecla de las ventanitas con las de función, que quedan fuera de estos teclados.

Ahora a por el siguiente paso, echarle unas horas a un software para aprender a escribir en esta nueva disposición (como Klavaro) y a ver qué pasa.

Actualización: gracias a Perico por avisar, esto también lo tengo pero uso el método anterior porque así puedo asignar una tecla a cada distribución pero como bien dice, en Ubuntu si añades las distribuciones puedes también asignar una combinación de teclas para rotar por las distribuciones que tengas activas. Añado dos nuevas capturas a la entrada con el menú mostrando las dos distribuciones y el diálogo para cambiar esa combinación de teclas

2 comentarios

Archivado bajo dvorak

¿dvorak o qwerty?

No esto no es una elección entre grupos gafastas, esto va de distribución de teclas en el teclado. «Ala ya está este con sus historias frikis» andará pensando alguno… pues sí. Bueno todo tiene un origen, y es una orgullosa foto de Andrés Maneiro de su teclado nuevo que ha llevado a una discusión sobre el tema de la distribución de teclas del teclado.

La historia viene de que resulta evidente que la distribución más popular, es que en la primera fila a la izquierda lleva las teclas Q-W-E-R-T-Y viene de la época de las máquinas de escribir y estaba pensada para que las máquinas no se atascaran digamos buscando una distribución en la que los dedos se muevan más “lejos” (ver el enlace a wikipedia). El caso es que, yo al menos, hace muuuucho que no escribo en una máquina mecánica (aprendí a escribir con ellas) y me paso, como Andrés, muchas horas delante de un teclado dándole caña, así que parece lógico buscar la mayor ergonomía posible, no sea que dentro de unos años tenga las manos peor que el señor Burns.

Y ahí entra la distribución Dvorak, una distribución diferente que consigue que las pulsaciones se concentren en la parte central del teclado, que la velocidad aumente y que el cansancio disminuya. Andrés me ha pasado un interesante enlace al que le puedes volcar algunos documentos escritos y te calcula las diferencias de usar diferentes distribuciones de teclado. Yo le he pasado unas cuantas entradas de blog en inglés y español y los resultados son sorprendentes. Me dice que con qwerty mis dedos recorren un 70% más de distancia que si usara dvorak y os pego un par de gráficos que dan algo más de información.

Uso de los diferentes dedos de cada mano

Uso de los diferentes dedos de cada mano

Uso de las filas del teclado

Uso de las filas del teclado

Los resultados saltan a la vista, el primero expresa como con dvorak las pulsaciones se reparten mejor entre los diferentes dedos, trabajando toda la mano de forma similar y el segundo como las pulsaciones se concentran en la fila central el doble.

Claro ahora viene el problema, ver si soy capaz tras 16 años escribiendo con una distribución de teclado cambiar a una nueva… en su momento me costó unos 3 meses de práctica diaria para aprender la distribución y escribir de forma fluida con aquellas viejas máquinas sin letras impresas en las teclas y un metrónomo. Ahora la cosa es bien distinta porque no voy a poder cambiar a esta distribución de la noche a la mañana, así que si me embarco en esta pequeña aventura tendrá que ser en casa, tal vez aprovechando unas vacaciones o algo así para poder dedicar más tiempo a dvorak y menos a qwerty ¿lo conseguiré? sólo os informaré si llego a alguna conclusión….

4 comentarios

Archivado bajo techie

Webmastering

Desde hace una temporada ceno muchos días con mi madre ya que con Aida currando en Elche, digamos que me quedo de «rodríguez» (atención a la definición que dan los cachondos de wordreference). En fin, el caso es que esta noche después de cenar me he quedado un rato enseñándole algunas de las cosas que hago en el curro y a lo tonto me he puesto a pensar en las webs que de un modo u otro mantengo  y me he sorprendido por su cantidad, no es que se me vaya de las manos, pero voy a utilizar este post a modo de «foto» de mi enmarronamiento webmasteril actual. A saber:

Bueno, diría que eso es todo… 13 sitios me salen, ¿ya va bien no?

Ciertamente el número de herramientas en mi caja es grande y puedo decir que he adquirido cierto criterio a la hora de tener que pensar en la idoneidad de una plataforma u otra para montar un proyecto nuevo (¡que espero que sea dentro de mucho!). De todas formas esto no es demasiado consuelo porque cualquiera de ellas, como te despistes, dan saltos cualitativos muy grandes así que hay que estar al día.

¡Hasta luego!

Comentarios desactivados en Webmastering

Archivado bajo techie, web